banner principal2.fw

Sistema de Prácticas UC

Con la convicción de que la mejor manera de formar a futuros docentes es mediante un currículum basado en la práctica, con experiencias coherentes dentro de los cursos, entre los cursos, y entre los cursos y los centros educacionales, el Sistema de Prácticas de la Facultad de Educación UC trabaja por medio de 3 ejes:

1. Red de Prácticas, evidenciada en alianzas con centros educacionales para lograr un sistema que permita una colaboración, cooperación y beneficio mutuo.
2. Desarrollo Profesional, tanto de académicos vinculados a las prácticas, como los supervisores y profesores colaboradores de los centros educacionales que reciben estudiantes en práctica.
3. Vínculo entre la teoría y la práctica en el currículum. A través de las prácticas generativas, poniéndolas al centro de la formación en los distintos cursos.
La teoría y los principios que guían la vinculación de estos tres ejes en el trabajo del Sistema de Prácticas en todos sus niveles son las prácticas generativas y las pedagogías de la práctica.

Las prácticas generativas son un repertorio de capacidades fundamentales para la enseñanza. Son aplicables a un amplio rango de materias, cursos y contextos, y son útiles para el manejo de las diferencias entre los estudiantes. Estas prácticas obedecen a un intento por desagregar prácticas complejas en sus partes constitutivas para poder ser aprendidas y enseñadas (Ball y Forzani, 2009) . El definir estas prácticas obliga a ir desarrollando un lenguaje común para poder nombrarlas, identificarlas, enseñarlas y evaluarlas. El contar con un conjunto de prácticas específicas que constituyan un repertorio de base para los profesores en formación permite promover una práctica deliberada de las mismas en la trayectoria de formación de los mismos.

Para desarrollar estas prácticas generativas es imprescindible que los profesores en formación tengan oportunidades de aprender a observarlas, que puedan registrarlas en distintos formatos para analizarlas, ensayarlas y realizarlas con sus alumnos en la sala de clases. En un proceso de reflexión permanente acerca del impacto de estas prácticas en el aprendizaje de los alumnos.

Con el objetivo de avanzar en la especificación de cómo las prácticas generativas se aprenden y enseñan, Pam Grossman y su equipo publicaron un estudio que ha sido clave en el avance hacia una sistematización de las pedagogías de la práctica. El propósito del estudio fue desarrollar un marco para describir y analizar la enseñanza de la práctica en programas de formación profesional. En este estudio se identificaron tres conceptos nucleares para comprender las pedagogías de la práctica: descomposición, representación y aproximación.

Descomposición. Implica desglosar la práctica en sus partes constitutivas con el propósito de enseñarlas. Para que los estudiantes puedan involucrarse en prácticas complejas, deben ser primero capaces de reconocer los diferentes componentes que están implicados en dicha práctica para luego ensayarlos antes de integrarlos completamente. Este desglose permite a los estudiantes ver y luego ensayar intencionadamente la práctica en forma más efectiva. Por ejemplo, en el caso de la práctica de explicar un contenido a partir de representaciones , demostraciones o ejemplos, los estudiantes deberían ser capaces de identificar las ideas claves de una disciplina, elaborar preguntas de distintos niveles de complejidad sobre el contenido, elegir y usar las representaciones más adecuadas para explicar un contenido específico, etc. Esto implica analizar la práctica más compleja y establecer protocolos que permitan enseñarla explícitamente.

Representación. Incluye todas las diferentes formas en que el trabajo de los profesores se hace visible a los profesores en formación durante su formación profesional. Este hacer visible implica que se releven los componentes de la práctica que al descomponerla aparecen como claves para poder aprenderlas. Por ejemplo, historias de expertos acerca de su práctica, estudios de caso orales o escritos, videos de práctica en contextos reales, transcripciones de videos, análisis de artefactos de práctica, planes de clases, análisis de evidencias de los trabajos de los estudiantes, observaciones en directo de los profesionales del área, etc.

Aproximación. El concepto de aproximación se refiere a que prácticas de alto nivel de complejidad como el enseñar, requieren de aproximaciones previas antes de practicarlas en el escenario de mayor complejidad como es la sala de clases con el grupo completo de estudiantes. La aproximación a la práctica se mueve en un continuo desde experiencias menos complejas y auténticas a experiencias más complejas y auténticas. Las aproximaciones tienen 3 características principales: (1) el componente de la práctica está destinado a la aproximación; (2) el grado de autenticidad y complejidad de la aproximación; y (3) el papel del profesor formador en esta aproximación. Las aproximaciones implican incluir ensayos de prácticas específicas en la formación y procurar que los profesores en formación en los contextos educativos tengan oportunidades para trabajar con un alumno(a) en un grupo pequeño antes de hacerlo con el grupo completo.

Considerando estos conceptos nucleares, McDonald, Kazemi y Schneider (2013) proponen un ciclo de aprendizaje para las prácticas generativas. Este ciclo pretende ofrecer una guía para el aprendizaje de prácticas específicas, introduciéndolas primero en actividades de enseñanza explícita, luego ensayándolas, luego realizándolas en contextos reales, para finalmente analizar el desempeño. Dependiendo de las metas y roles de los formadores de profesores, el ciclo se puede empezar en cualquier cuadrante.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn